Natsuko Okazaki

junio 22, 2022
m

Categorías: Actual | Cultura japonesa

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

 

La caligrafía japonesa es mucho más que un arte. Quienes amamos su práctica conocemos la riqueza interior que nos proporciona el ejecutarla, además de la belleza exterior del trabajo final. La caligrafía en Japón tiene una larga historia y en este artículo me gustaría desgranarla.

Evolución a lo largo de la historia

La historia de su desarrollo, al igual que la de los arreglos florales y la ceremonia del té, está estrechamente relacionada con el budismo, que se introdujo a través del continente. El budismo se introdujo en Japón desde el continente en el siglo VI, y la caligrafía se estableció en el periodo Nara (710-794) como transcripción de las escrituras budistas.

Los emperadores de la época construyeron grandes templos, como el de Todaiji, y se crearon muchas instalaciones para la copia de sutras. Al igual que las iglesias de Europa, los sacerdotes especializados en la copia de sutras los transcribían estrictamente para garantizar un registro preciso de las escrituras.

Durante el periodo Heian, que duró 400 años desde el siglo VIII, surgió una gran variedad de expresiones en la caligrafía y la caligrafía japonesa disfrutó de un auge sin precedentes. El conocido calígrafo japonés Kukai también fue un monje de esta época. Viajó a China como misionero a principios del siglo IX y copió una gran variedad de escrituras, desde sutras hasta textos médicos. No solo aprendió los estilos tradicionales de caligrafía, sino también los últimos estilos que eran populares en China en aquella época, y su estilo variaba de un periodo a otro. Su influencia en la caligrafía japonesa es inconmensurable.

 

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Esta es una carta de Kukai. Incluso sus cartas personales están escritas en caracteres chinos. Así, la caligrafía de este periodo da la impresión de que cada carácter se escribía con firmeza y precisión y se alineaba correctamente en el papel.

 

Adquisición de su sabor japonés

Más tarde, aún durante el periodo Heian, cesó el comercio con el continente y surgió una cultura japonesa única entre la nobleza.
La caligrafía introducida desde China se transmitió a la nobleza y a los monjes, que la transformaron en una caligrafía con un sabor claramente japonés. Cabe destacar el auge de la poesía waka.

Los japoneses consideraban que la poesía waka era un medio para expresar la belleza, es decir, las emociones que brotaban del fondo del corazón. No solo en la poesía sobre las cuatro estaciones y el amor, sino también las emociones producidas por una separación y las salidas del lamento, en la poesía se hilaron lamentos sobre la naturaleza cambiante. Los poemas waka, que cantan al corazón, se escribían en kana, una escritura que puede expresar los sonidos originales de la lengua japonesa. El uso del kana, con su escritura redondeada y fluida, dio lugar a una belleza de caligrafía exclusivamente japonesa que no podría haberse creado utilizando únicamente caracteres chinos.

En el periodo Heian, la caligrafía no solamente se usaba para copiar sutras, sino que también se convirtió en uno de los pasatiempos favoritos de la nobleza. Entonces el propósito de la caligrafía cambió de copiar a escribir bellos caracteres, y de esta forma se convirtió en un arte.

 

La caligrafía japonesa, también fue transmitida por los guerreros de la época. La poesía waka se generalizó entre los samuráis y se utilizó no solamente como pasatiempo cultural, sino también para ocasiones políticas. En tiempos de guerra, la aristocracia de Kioto huyó a las provincias, y con ella la cultura de la caligrafía se transmitió también a las provincias.

La cultura de la ceremonia del té, establecida en el periodo Muromachi (siglo  XVI), también fomentó la cultura de la caligrafía. Desde este periodo hasta la actualidad, las obras de caligrafía se han exhibido durante las ceremonias del té y se han convertido en una forma de arte que debe respetarse y apreciarse como un importante elemento de belleza durante la preparación del té.

Existen numerosas obras caligráficas de señores de la guerra cuyos nombres permanecen grabados en la historia. Nombres como Oda Nobunaga y Toyotomi Hideyoshi. En particular, las cartas que describen su vida cotidiana son documentos valiosos, ya que permiten conocer su personalidad a través de su estilo de escritura y sus pinceladas. Resulta muy interesante ver en sus escritos la severidad y la delicadeza de los señores de la guerra que vivieron el periodo de los Estados en Guerra.

 

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Terakoya del periodo Edo.

 

Diseminación

Como ocurre con muchas otras culturas, artes y pasatiempos, con el paso del tiempo la caligrafía no se limitó a los guerreros y aristócratas, sino que se diseminó ampliamente entre la población en general. La caligrafía se extendió a la gente común a través de los terakoya en el pacífico periodo Edo.
Los terakoya eran instituciones educativas para el pueblo llano donde se enseñaba a los niños a leer y escribir y, en algunos lugares, también el ábaco. El número de terakoya aumentó rápidamente en el siglo XVIII, llegando a más de 1.000 solo en Edo, y se extendieron por las zonas rurales. Mis antepasados vivían en lo más profundo de las montañas, pero he oído que cuando eran niños llevaban a sus hermanos a la espalda y los cuidaban mientras iban al terakoya y se dedicaban a escribir.

 

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Este ejemplo es un poema chino y un poema waka escritos uno al lado del otro. La mitad derecha de la obra está en kana, mientras que el centro izquierdo está en kanji. Está escrito en líneas tranquilas y dignas. En comparación con la caligrafía que antes se escribía enteramente en kanji, la sensación de calma y ritmo creada por el kana es mucho más visible.

 

Actualidad

A medida que aumentaba la tasa de alfabetización de la población en general, la caligrafía se hacía más accesible y añadía color a la vida cotidiana del pueblo llano. La caligrafía se incorporaba a los biombos, a la artesanía e incluso a los kimonos como forma de decoración.

En mi pueblo también había una clase de caligrafía dirigida por unas calígrafas del pueblo ya mayores. Los alumnos recibían un libro de texto con un número de tareas mensuales y practicaban todos los sábados según su nivel. Unos 12 de mis compañeros, de los que había 27 en mi época, asistieron a esa clase de caligrafía desde los 7 hasta los 17 años.

El aula se llenó con unas 50 personas, y ahora pienso que debió ser como un terakoya en el periodo Edo, con niños de diferentes edades estudiando distintas materias en un mismo espacio. Para mí, cuando era niña, las clases de caligrafía de los sábados eran un lugar divertido para comunicarme con gente de diferentes edades y con profesores, me encantaban los sábados. Estas clases locales de caligrafía siguen activas hoy en día, y mi sobrina está tan familiarizada con la caligrafía en su vida que la practica cada semana e incluso escribe caligrafía en casa.

En la actualidad hay un desarrollo activo de la caligrafía, se celebran exposiciones que están repletas de niños, con sus familias, exhibiendo sus trabajos.

 

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Esta es una escena de un terakoya para niñas. Una profesora está sentada frente a un alumno con un libro de texto abierto.

 

La caligrafía es una forma de arte que tiene más de 1.000 años de historia y sigue formando parte de la vida cotidiana en Japón, aunque no sea una forma de arte especialmente ensalzada. Si quieres conocer los principios básicos de la caligrafía japonesa, como por ejemplo, los distintos estilos que existen, cómo sujetar un pincel adecuadamente o qué utensilios necesitas para practicar caligrafía, te recomiendo leer el artículo: Introducción a la caligrafía japonesa.

 

Historia y actualidad de la caligrafía japonesa

Natsuko Okazaki. Empecé a caligrafiar a los seis años, influenciada por mis abuelos, que eran muy versados en la cultura japonesa y en la caligrafía. Mi estilo favorito de caligrafía es la cursiva, porque me permite sentir el suave deslizamiento del pincel. Encuentro un significado vital en la caligrafía, en hallar el espacio en blanco en mi corazón y en cultivarme a mí misma.


 

¿Te gustaría aprender caligrafía japonesa? Imparto clases de caligrafía en Japonés en la Nube, si quieres conocer los detalles del curso de introducción, visita la página del curso en el enlace del banner.

Curso de introducción a la caligrafía japonesa

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Aprende Japonés Online (@japonesenlanube)

Comparte en las redes sociales ❤️

Black Friday 2021

Podcast recientes

#7 Hacer propuestas

 

#6 En el restaurante

 

#5 ¿Cómo te llamas?

 

Deja tu comentario

Sigue leyendo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información Básica Sobre Protección de Datos
Responsable:Takeshi Hirano | Finalidad: Gestión y publicación de los comentarios del blog | Legitimación: Consentimiento | Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal | Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional en hola@japonesenlanube.com | Información Adicional Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos aquí

Artículos relacionados